¿Cómo puedo ayudar a mis hijos a gestionar las emociones?

Mindfulness jun. 05, 2020

Ejercicios prácticos desde el mindfulness para niños y niñas

Por estos días venimos asumiendo múltiples cambios en las dinámicas de vida, la pandemia y el aislamiento social han transformado las rutinas de las familias y esto ha permitido que vivamos grandes experiencias, seguro algunas no muy fáciles, pero definitivamente este momento representa un desafío significativo en nuestra vida.

Estamos conociendo mucho de nosotros mismos y de nuestros hijos y entiendo totalmente a veces la frustración que experimentamos cuando el tiempo se hace insuficiente para atender tantos deberes: los del trabajo, los del hogar, los de nuestros hijos (en términos de actividades escolares, pero también el acompañarles, jugar y atender sus necesidades).

Este último aspecto me viene inquietando, no sé si ustedes como yo, ya han tenido que afrontar momentos críticos en los que sus hijos o hijas han llorado, expresando que extrañan a sus amigos y amigas, sus juegos en los recesos del colegio, viajar en la ruta del transporte, ver a sus profesores, que además están cansados de ver a través de una pantalla sus clases, de hacer sus deberes y talleres y se irritan en exceso para cumplir normas, o cuando simplemente no les puedes prestar atención. Realmente son muchos cambios, que estoy segura, los niños y niñas tienen grandes habilidades para adaptarse a ellos, pero requieren tiempo, paciencia y un buen acompañamiento.

Este post lo he hecho pensando en brindarte unas recomendaciones, para que acompañes estos momentos de caos con tus hijos, en los que las emociones logran desbordarse y aunque tratamos como padres de realizar distintas estrategias, a veces también nos frustramos y nos sentimos impotentes. Quiero presentarte algunos ejercicios prácticos de mindfulness que me han sido muy valiosos con mi hija, para atenderle los episodios cuando mi palabra, mi abrazo o compañía no son suficientes. ¡Espero te sean útiles!.

Ejercicios prácticos de Mindfulness para realizar en casa

Compañero de respiración:

Así como a veces se nos hace extraño que nos digan que la atención puesta en la respiración nos puede ayudar a calmar la mente, también para las niñas y niños esto resulta complejo de descifrar. Para poder enseñarle a los pequeñines cómo atender a su respiración, te proponemos que uses el ejercicio “compañero de respiración”. Le vas a pedir al niño o niña que tome su muñeco o juguete favorito (pues será su compañero en este ejercicio), luego vamos a recostarnos, pidiéndole ubicar al "compañero" sobre la barriguita. Vamos a observar, cómo el compañero sube y baja con la respiración, sube cuando inhalamos el aire y baja cuando exhalamos. La idea es invitar a la niña o niño a que observe lo que sucede cuando respira más lento, como si pudiera arrullar a su compañero.

Con este ejercicio vamos enseñando a poner la atención en la respiración y podemos proponerle a los niños y niñas que lo hagan cuando deseen, de hecho, podemos contarles que puede ser una excelente actividad para realizar cuando están un poco de mal humor, o cuando experimentan tristeza o miedo. Puedes también invitarle a observar su respiración cuando atraviesa distintas emociones, lo que le permitirá ir conociendo más de su sentir y de cómo puede a través de la respiración, calmar los momentos cargados de emociones.

Botella de las emociones:

Es una bella actividad y muy sencilla, puedes realizarla en casa y la enseñanza que puedes asociar a ella es muy valiosa.

¿Qué necesitamos?

  • Una botella plástica reutilizada
  • Agua caliente
  • Aceite corporal de bebé/pegamento líquido
  • Colorante vegetal del tono que prefieras (recomendamos el color azul para inspirar más calma)
  • Purpurina/Brillantina/Escarcha o diamantina fina
  • Pegamento

¿Cómo lo realizamos?
En un recipiente amplio vas a poner agua caliente, le agregas el pegamento líquido o aceite corporal, el colorante vegetal y la purpurina/escarcha o diamantina fina. Remueves todo y lo pasas por un embudo a la botella. Asegúrate de fijar la tapa con pegamento para que no se derrame y para que evites que se pueda ingerir este líquido.

Reflexión: Cuando las emociones nos abordan, pueden llevarnos a no comprender con claridad lo que está ocurriendo y en definitiva, pueden llevarnos a actuaciones aligeradas que afectan a los otros y obviamente perturban nuestra paz. Las emociones son naturales, todos las experimentamos, pero cuando nos gobiernan, no nos dejan ver con claridad lo que ocurre.
Agita la botella y pregúntale a la niña o el niño sí puede ver el agua con claridad o si predominan los brillantes?. Ahora dejemos quieta la botella y realicemos una serie de 10 respiraciones. ¿Cómo podemos notar ahora que está el agua?, ¿notas que los brillantes reposan en el fondo y se observa con claridad el agua?.
Eso mismo ocurre cuando te llega una emoción y permites detenerte y respirar, lo que genera que la emoción se calme y puedas observar con mayor serenidad lo que ocurre. Seguramente, si usas la botella de las emociones, durante una rabieta, un enojo o un momento de tristeza, podrás enseñar a niñas y niños la importancia de respirar y detenernos antes de darle curso a la emoción.

Volcán de las emociones:

Este es un ejercicio que se realiza con niños y niñas, desde los 4-5 años en adelante, para revisar lo que sucede cuando dejamos que las emociones se desborden y no las gestionamos adecuadamente.

¿Qué necesitamos?

  • Tirillas de papel periódico o papel reciclable
  • Recipiente rígido, puede ser de vidrio o plástico. (Se puede reutilizar)
  • Cartón (puede ser el que nos queda al terminar el papel higiénico) para cubrir la base del volcán.
  • Pegamento
  • Cinta adhesiva
  • Vinagre para cocinar
  • Colorante vegetal de color rojo
  • Algodón
  • Agua: una tercera parte del tamaño de tu recipiente-volcán

¿Cómo se realiza?
1. Cubre los lados del recipiente con el cartón, puedes fijarlo con cinta adhesiva e instalarlo sobre una lámina también de cartón. Luego con papel periódico, forma bolas que vas pegando alrededor del recipiente, para ir formando la apariencia de volcán, las debes pegar con cinta adhesiva para que no se suelten.

2. Posteriormente, impregna de pegamento las tirillas de papel periódico o de papel reciclado, para que lo tiendas como capas alrededor del volcán y en la superficie donde lo tienes ubicado. Déjalo secar por un día, luego colorea con pintura, dando unas pinceladas bien sea de color marrón o verde y de blanco la boca del volcán.

Viene el momento divertido, cuando podrás entender, cómo las emociones, sino se gestionan, pueden desbordarse.

  • Coloca el agua en el recipiente (una tercera parte de lo que podría contener), si quieres puedes agregar un poco de jabón líquido (opcional, para que haga más espuma), añade algunas gotas de colorante vegetal rojo (las suficientes para que se vea muy rojo) y mezcla todo. Luego agregas la cantidad de vinagre que llene el recipiente y … ¿listos para ver la erupción?  - Vas a poner unas 2-3 cucharadas de bicarbonato de sodio y observa cómo sale la lava del volcán.
  • Para calmar la erupción, pondremos unos algodones y observemos lo que sucede.

Reflexión: es en este momento en el que conversamos con los niños y niñas acerca de lo que ocurre en nosotros cuando dejamos que la emoción dirija nuestras acciones, como suele ocurrir cuando nos enojamos o cuando estamos tristes.

Será interesante, poder compartirle en este momento a los niños y niñas, estrategias para la gestión de emociones, en primera instancia: parar, observar y respirar (una serie de 10 inhalaciones-expiraciones), nos podrán ayudar a que la emoción exista, pero no se desborde y nos lleve a actuar como no deseamos. Para ejemplificar el efecto de esto en la emoción, invitaremos a que los niños y niñas, pongan un poco de algodón en ese volcán, lo que permitirá calmar la erupción. Esto lo podremos lograr, si antes de actuar bajo una emoción, nos detenemos, observamos qué sucede en nuestro cuerpo y respiramos, esos serían nuestros algodones para calmar las emociones.


Para cerrar este post, quiero decirte que a nuestros hijos les viene bien darse cuenta que mamás y papás también sienten muchas emociones y que no existe perfección para regularlas, sólo que podemos hablar de ellas, observarlas, reconocerlas, aceptarlas y dejarlas ir.

Siempre será agradable para los niños y niñas sentirse comprendidos y acogidos cuando una emoción desborda su sentir, lo que puede aliviarse con un abrazo, una palabra cálida y amorosa, un tiempo de espera o un silencio que los acompañe, facilitando así la aceptación de la emoción.

Te invitamos a escuchar y hacer en familia las meditaciones que están disponibles en la app Bambú para gestión de emociones en los niños como complemento a estas actividades. Encuéntralas en la temática de Meditaciones para niños y niñas.

Adriana Morales Franco
Neuropsicóloga

Referencias


Volcán de las emociones - casero
https://www.youtube.com/watch?v=PPZfaO3TPf0

Ejercicios de mindfulness para niños
https://vivirmindfulness.com/educar/11-ejercicios-de-mindfulness-para-ninos

Botella de la calma
https://www.youtube.com/watch?v=BHVtOvOhj2s



Adriana Morales Franco

MsC. Neuropsicología